ASOCIACIÓN POR LA RECUPERACIÓN DE LOS DESAPARECIDOS EN EL FRANQUISMO (ARDF)

 

 

 

 

FOSAS COMUNES EN EL CEMENTERIO DE LAS PALMAS DE GRAN CANARIA

FOSA COMÚN MÚLTIPLE DE LAS PALMAS DE GRAN CANARIA "LA VEGUETA"

BREVE HISTORIA BIBLIOGRÁFICA

 

Una gran cantidad de los desaparecidos en las Islas, fueron asesinados arrojándolos en el interior del mar, arrojados a las aguas como piedras al olvido del infinito silencio, por lo general atados en el interior de sacos usados para el campo en general, para esconder las pruebas de los crímenes consecutivos que llevaban a cabo los cobardes fascistas - franquistas con las pobres gentes inocentes ante los ojos de la democracia establecida y culpables por sus asesinos por defender las libertades y los derechos sociales de todos por igual.

Por supuesto, los fascistas criminales, siguiendo su protocolo de genocidio en exterminio tal y como hicieron en toda España por igual, y con la alevosía criminal de no querer dejar pistas ni pruebas de los asesinatos.

En tierra echaban cal viva, y las personas que tiraban al mar sufrían el ahogamiento más criminal que se pueda pensar, posiblemente atados de pies y manos en los interiores de los sacos.

Existía en Santa Cruz de Tenerife, la prisión militar Costa Sur, hasta 1950 fue una prisión fascista que sirvió de centro de detenciones, donde se torturaba, se violaba y se asesinaba en muchas ocasiones a causa de los golpes y de las torturas en general.
En este tipo de centros o prisiones preventivas, se solía amedrentar a la población civil en general, a familiares de asesinados, de acusados de ser rojos .. etc...

Se detenía a cualquier persona por una simple denuncia, por envidia, por quedarse por la fuerza con una mujer de otro hombre, por las 25 pesetas que se llegaba a pagar por una denuncia con pruebas ya que servía para asesinar al denunciado, multar a su mujer o viuda y quitarles todas sus posesiones, en ocasiones, hasta los hijos de pecho para entregárselos a familias fascistas que no podían tener descendencia, incluso por cualquiera de las circunstancias antes mencionadas, se denunciaban entre los propios fascistas, teniendo que crear el franquista o familiar de fascista, una lista con diez nombres y apellidos acusados de cualquier delito contra la Revolución (así le llamaban los criminales a su movimiento genocida).

La prisión militar Costa Sur ubicada en Tenerife, denominados (salones de Fyffes) que no eran otra cosa que unos almacenes bananeros de una exportadora de plátanos y bananas, de nombre FYFFES, compañía frutera británica explotada por "Casa African Eastern Spain (Avenida de Las Asuncionistas), sirvió perfectamente para el secuestro y la tortura, cinco naves montadas sobre armazón de  hierro, cubiertas de techo de uralita, frágiles paredes de ladrillo en asta, piso de  cemento  continuo con una tapia pequeña en dimensiones a la que se le colocaron alambres de espino para perjuicio de los presos.

Al parecer, el representante de la Casa Elder en Tenerife, que además era cónsul de Suecia, regaló al fascismo 23 rollos de Alambre de espino para intentar con mayor seguridad evitar cualquier tentativa de fuga de los presos.

No puede dejarse de escribir en este documento, la enorme capacidad e inteligencia de aquellos héroes demócratas con capacidad de supervivencia increíble, donde la moral era siempre una forma de vida.

Incluso crearon con medios precarios, una especie de noticiario a modo de periódico entre los presos republicanos, denominado el LEÉEME, LÉETE hecho a mano, en la Batería del Barranco de el Hierro.

Comentar también, que entre los presos republicanos, siempre quedaba una esperanza de vida, el ser simplemente condenados a cárcel o trabajos forzados antes que la muerte, pero que entre los fascistas franquistas y sobre todo al principio de la declaración de guerra civil, también tenían mucho miedo, ya que podrían perder la guerra primero y ser fusilados o condenados por criminales asesinos, o perseguidos en un futuro por tribunales del exterior después, demostrando el genocidio español fascista (posteriormente se inventaron una amnistía general incluyendo crímenes y genocidas, la denominada Ley de amnistía del 77 ( Ley 46/1977, de 15 de octubre ).

No ha de olvidarse, que fue a partir del comienzo de las negociaciones con Europa, en principio, ya que un estado fascista y sin control alguno sobre sus asesinos no podía entrar en Europa bajo ningún concepto, lo que hicieron con recomendación de la CIA y por tanto de los EEUU, fue permitir la exportación e importación de productos del resto del mundo. Así pues, los franquistas debían de ser más moderados en sus crímenes para preparar la entrada de España en el Mercado Común lo que cambió en gran medida ciertas leyes que en realidad no existían.

Como ya es sabido, los fascistas de falange se negaron a perder su autoridad y control sobre todos los pueblos de la geografía española, y el propio dictador Franco ordenó fusilar a todos sin excepción a los que se volvieron contra sus órdenes directas, incluidos muchos mandos militares que fueron junto a él en todo momento asesinando por todo el País a inocentes y a los denominanban rojos estos genocidas asesinoas, no balbuceó lo más mínimo al llevar a cabo lo que mejor sabía hacer, que era simplemente MATAR por orden y mando.

A raíz de quitarle el mando de España a los falangistas, las Responsabilidades Políticas (secuestros, denuncias por rojo, torturas, violaciones, ..etc..), bajaron de intensidad en toda España.

En Gran Canaria ocurrió lo mismo en todas las islas y en cada pueblo, ya que en cada aldea y en cada pueblo faltan personas desaparecidos por el genocidio fascista franquista.

Volviendo a Fyffes, los presos que allí se concentraban, eran sacados en sacas y asesinados, la mayoría eran embarcados para hacerlos desaparecer en la mar, de ahí que exista el calificativo de barcos prisión o conocido también como el "Archipiélago fantasma".

En un principio llegó a albergar 1.500 reclusos y en el mes de diciembre de 1936, y en febrero de 1937 ya eran 1.000 los presos asesinados y dados como Desaparecidos forzados.

Posiblemente más de 20.000 personas pasaron por los campos de concentración o cárceles canarias creadas exprofeso durante la Guerra civil española y postguerra en las Islas en el periodo que abarca desde 1936 a 1950. Algún investigador como Pedro Medina Sanabria dice que además, se detalla que hasta 1948 fueron fusilados sólo en la provincia de Las Palmas 71 ciudadanos por su ideología contraria a la de los criminales fascistas.

Las listas de la muerte, eran leídas en la noche por los fascistas, anunciando los asesinatos anticipados en voz alta y retumbando su eco desde el patio hasta el interior de las paredes de los centros de torturas.

En Gran Canaria, eran los presos republicanos llevados a los acantilados de La Laja, donde eran tirados al Mar de nombre Fea.

Algunos de los cadáveres aparecían en las playas cercanas con posterioridad y a lo largo de los días.

Ya hemos comentado con anterioridad, que fosas comunes había y habrá por muchos de los pueblos y aldeas, como en Fuencaliente (La Palmas) , el Llano de las Brujas en Arucas (Gran Canaria) , e n el cual, los secuestrados por los fascistas eran asesinados y tirados a los pozos existentes por la zonas, en cementerios de Las Palmas de Gran Canaria, Santa Cruz de Tenerife y San Cristóbal de La Laguna, Puntagorda, Garafía, Puntallana y otras localidades de la isla de La Palma; en las Cañadas del Teide, Pozo de los Alemanes, Morro Negro, Pozo de las Cuadras, Fosa del médico Rivera, etc., en las Isla de Tenerife, en Gran Canaria, se halla la Sima de Jináma, los pozos del Llano de las Brujas, Puente del Barranco de Arucas, Puente y pozo de Tenoya, Vuelta del Francés en Arucas, Fusnia de Los Giles, más las que quedan por descubrir.

Del campo de concentración de Gando en Gran Canaria, también fueron asesinados y hechos Desaparecer forzadamente muchas personas inocentes.

Según Rivas, pudieron ser asesinadas más de 3.000 personas, donde más de 5.000 canarios pasaron por las cárceles y los campos de concentración y que 4.000 ciudadanos de las Islas se vieron obligados al exilio, aunque según nuevos estudios en proceso, los asesinados podrían ser bastantes más de lo previstos, ya que el secreto de información de los juicios sumarísimos sigue sin ser desclasificado, y en el cual deberían estar registrados millares de asesinatos, militares de toda España, y de ahí su ocultación a los investigadores documentalistas hasta el año en principio 2066.

Una vez más, se repite la historia, la misma que en toda España, y en Canarias. La población civil no tenía armas con qué combatir a los golpistas fascistas, por lo que prácticamente no hubo resistencia de la ciudadanía, como ocurrió en Aragón, Galicia y la mayoría de provincias. En el norte de La Gomera, La Palma y Gran Canaria se combatió durante algo más tiempo, pero cayeron a las pocas horas, siendo asesinados todos al momento.

La mayor parte de las desapariciones se produce entre septiembre de 1936 y febrero de 1937, bajo el mandato del sanguinario general Ángel Dolla Lahoz. Otros asesinos fascistas fueron Falange, Acción Ciudadana, Iglesia Católica apostólocia y romana fascista, Ejército y la oligarquía isleña, Brigadas del Amanecer, Guardia civil, por supuesto el General Franco, autoridades y responsables de justicia isleños como el Fiscal Jefe de la Auditoría de Guerra; Rafael Díaz Llanos de Lecuona, el Teniente del cuerpo jurídico militar, José Cáceres Sánchez, el Comandante Militar de Canarias; José Samsó Henríquez, el Coronel Jefe de la Auditoría de Guerra; Lorenzo Machado Méndez y Fernández de Lugo, el Comandante Carmelo LLarena y Bravo de Laguna y otros muchos más.

En Gran Canaria la Guerra Civil duró tan solo unos pocos días, muy rápidamente el ejército golpista se hizo con las grandes ciudades de la Comunidad. El efecto dominó enseguida llega al resto de la Comunidad y así, en general la resistencia había sido escasa y por tanto las víctimas de esa resistencia, prácticamente inapreciables. Podemos decir que todas las víctimas de Gran Canaria fueron por medio de la represión política y militar a la que se sometió a la población a partir de ese momento y que claramente fue un genocido en exterminio lo que llevaron a cabo aquellos salvajes.

Sorprende la gran cantidad de represaliados que existen en esta zona, las investigaciones preliminares hablan de entre 3.000 y 5.000 causas militares en toda la comunidad, a éstos habría que añadirles la gran cantidad de desaparecidos y paseados, más difíciles de cuantificar y de encontrar los datos, por lo que sería necesario intentar investigar más en profundidad sus desapariciones forzadas.

Estudios preliminares sobre la cantidad de muertes causadas por la represión fascista - franquista entre 1936 y 1950 en Las Palmas de Gran Canaria, nos hablan de una cifra aproximada de más de 71 víctimas, así pues, de ese cómputo partimos, sin perder de vista que estas cifras suelen ser a la baja. Nuestra experiencia en la investigación de represaliados y fosas comunes nos indica que existen al menos, una fosa común en cada pueblo de cada provincia de nuestras Comunidades en todo el Estado.

Desde la ARDF DESAPARECIDOS creemos que es importante realizar un estudio exhaustivo y crear un Mapa de fosas comunes en Gran Canaria con la posible ubicación de las fosas comunes y prospectarlas si es viable, realizando el trabajo en toda la provincia sin dejar una sola aldea sin investigar. La intención es crear una base de datos provincial o cimunitaria de la situación de cada fosa, y si es posible, de los nombres de las personas que ocupan cada fosa, su posterior exhumacion, dignificación e inhumación.

Este trabajo de investigación no sólo facilitaría a las familias interesadas la localización de sus seres queridos, sino que además realizaría una importante labor de protección de los restos, hoy en día muchos amenazados por obras de mejoras de Cementerios, ampliación de carreteras y obras públicas y civiles en general que amenazan con destruir los restos y que muchos represaliados a los que buscan sus familiares, acaben abandonados en escombreras, lo cual sería una vez más, un escarnio para sus seres queridos y para un País democrático como nos consideramos.

Es imprescindible que los trabajos de investigación sean realizados por un Técnico investigador arqueólogo, que la ARDF DESAPARECIDOS está dispuesta a aportar, y si fuese preciso aumentat el número de investigadores documentalistas, ya que puede ser preciso en algún momento de la investigación, o la intervención arqueológica o seguimiento estratigráfico sobre la posible ubicación de una fosa común.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

ARDF DESAPARECIDOS 2016
INICIO