ASOCIACIÓN POR LA RECUPERACIÓN DE LOS DESAPARECIDOS EN EL FRANQUISMO

ARDF DESAPARECIDOS

 

 

 

 

DONACIONES Y AYUDAS - COLABORA Y DIGNIFICA

Número de cuenta: ES1214910001273000101731

 

 

 

 

 

RELATOS Y POESÍAS REPUBLICANAS PROGRESISTAS Y DEMÓCRATAS

ARDF DESAPARECIDOS

 

Título: VIVAN LOS NIÑOS!

Obra de ÁNGELA PIÑEIRO ACCIÓN

 

 

 

 

30-04-2018 - Creada para recaudar fondos para las excavaciones en Galicia 2018

VIVAN LOS NIÑOS!


Hola a todos/as, voy a compartir con vosotros unos minutos de la vida de Manuel, un niño de 10 años, unos minutos que emocionan:
Acudió esta mañana temprano a una cita con su pediatra. Le acompañó su abuelo Benigno, y todo fue muy bien…Después fueron juntos a comprar el periódico local y un tebeo -que el yayo le regalaba por haber sido tan valiente en la consulta-.

A Benigno le conozco desde hace tiempo y siempre comparte el abrazo que me da con todos los que luchan por una Democracia real, “para todos eh, me suele decir”. 

Hoy, con ese abrazo, hablamos de las exhumaciones previstas en Galicia, hablamos de “Foucellas” (su tocayo), del dolor no aliviado de los familiares de represaliados, de nuestro agradecimiento a los donantes en el crowdfunding… y Manuel escuchaba atento, con los ojos muy abiertos y sin perder detalle de los gestos de su abuelo, mientras respondía a unas cuantas sonrisas mías hacia él con otras mayores.

Me preguntó qué era eso (exhumar), y con el permiso de Benigno se lo expliqué, cuidando mucho mis palabras-de la manera que a un niño tendría que oírlo-.

Manuel metió su mano en el bolsillo izquierdo de su vaquero y sacó unas monedas, “las vueltas” del pago que su abuelo había hecho al quiosquero y quiso dármelas…para ayudar!. Yo también metí mi mano en el bolsillo de mi chaquetón y saqué el billete que llevaba para comprar el pan, un billete de 20 euros.

Le dije a Manuel que le cambiaba sus monedas por esos 20 euros, que donaría en su nombre, siempre y cuando las guardase bien envueltas, con sus cosas, para que un tiempo –cuando las encontrase- recordase lo bello que era lo que acababa de hacer y su bondad. Tienes los genes de tu abuelo, le dije, de los mejores.
Nos despedimos,con más emoción aún que cuando los encontré y Manuel me dijo algo así: 
…“no te olvides de darles un mensaje de mi parte porque si fuera más mayor o mis papás me llevasen yo os ayudaría a sacar sus huesos de la tierra…no me da miedo y no me importa mancharme”.


Y lo dijo de esa manera tan sincera y firme, que supe que mis ojos estaban en ese momento contentos de mostrar lágrimas. 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Volver atras

 

ARDF DESAPARECIDOS